viernes, 16 de marzo de 2018

Sitios para perderse: Highlands (III)

La serie de posts de mi viaje por Escocia continúa. En esta ocasión, toca hablar sobre la tercera y última parte de los Highlands. Podéis leer la visita a Dean Village aquí y las primera (aquí) y segunda (aquí) partes de la ruta por las Tierras Altas.

La primera parada fue el archiconocido Lago Ness, donde pudimos dar una vuelta en barco mientras buscábamos a Nessie y admirar los restos del castillo de Urquhart desde el agua.





Comimos en Inverness, la capital de las Tierras Altas de Escocia. Es una ciudad preciosa y un par de horas no son suficientes para disfrutarla y descubrirla por completo. El restaurante que elegimos se llamaba The Castle Tavern y desde su terraza pudimos admirar el Castillo de Inverness y el río Ness.








La última parada, y aunque la climatología no acompañó, fue una verdadera sorpresa: el Hermitage de Dunkeld, un bosque mágico. A través del sendero rodeado de árboles enormes, llegamos a la Black Linn Fall, una cascada desde la cual si tienes suerte podrás ver salmones saltando.





De vuelta a Edimburgo, cenamos en un restaurante llamado Smoke Stack que recomiendo muchísimo ya que la carne estaba buenísima.

Aprovecho para recomendar la serie Outlander, que viene al pelo para descubrir la historia y los parajes de Escocia.

Este post ha sido redactado según el Código  de Confianza C0C.
L.