lunes, 5 de mayo de 2014

Sitios para perderse: Roma

Otra de las etapas del InterRail que hice hace tres años me llevó a una de las ciudades con más historia y cultura antigua de Europa, Roma. Podéis ver otros de los lugares que visité en otras entradas de este blog: La Toscana y Verona.

Primero, ¿dónde dormir? Yo me alojé en el Roma- Downtown Hostel. Un hostel que no es nada del otro mundo, adecuado para mochileros, barato y cercano a la estación de trenes Termini. Está un poco a las afueras de la ciudad pero en 10 minutos llegas andando a todos los monumentos.

¿Qué ver? La clave está en perderse en sus calles e ir encontrando monumentos porque en cada rincón hay un poco de historia escrita (incluso las fuentes más simples tienen esculturas con detalles curiosos) pero por enumerar algunos: el coliseo (merece mucho la pena visitarlo por dentro), la plaza España, la Fontana de Trevi (recomendable verla dos veces: una de día y otra de noche), el monumento a Víctor Manuel II (te lo encuentras según vas andando y a mí es de las cosas que más me impresionó), el castillo de Sant Angelo (no lo pude ver por dentro porque justo el día que fuimos estaba cerrado)...

Para las amantes de la literatura de Federico Moccia: en esta ciudad se encuentra el puente Milvio, donde empezó la tradición de que los enamorados pusieran candados en los puentes y tiraran la llave al río.

También, está bien dedicar una mañana a ver el Vaticano. Para mí lo mejor fue el exterior y porque me recordaba a los libros de Dan Brown... Pero la Capilla Sixtina es una de esas cosas que hay que ver por lo menos una vez en la vida.

¿Qué comer? Los helados están buenísimos y por supuesto, el Hard Rock situado en la Vía Veneto.

También para las amantes de la moda, hay muchísimas boutiques y tiendas increíbles, sobre todo, en la Vía del Corso.

Para terminar, una reseña a las Vespas que abundan y a mí me encantan.

L.