martes, 29 de abril de 2014

La evolución de las relaciones


No hay dos relaciones iguales. Unas son idílicas desde fuera, otras auténticas montañas rusas... Pero todas siguen un patrón más o menos común. Existen historias de cuento, historias en las que el destino parece haber confabulado para que logre estar junta una pareja... pero os aseguro que ninguna es perfecta. Son muy complicadas.

Al principio, todo es de color de rosa. Las dos personas se esfuerzan por gustar a la otra persona, tienen excesivos detalles, intentar controlar sus defectos... Ninguno ha fallado a nadie así que la confianza es plena. Y aunque quizás en cuanto a relación sea la parte más pobre, es la más feliz ya que vives en la ignorancia.

Si con suerte superas esta fase, llegarás al momento en que por un motivo o por otro abres los ojos: la otra persona no es tan perfecta como creías y tú tampoco lo eres. Tarde o temprano hay que pasar por esto y es cuando aparece la gran pregunta: a pesar de los defectos, a pesar de los enfados... ¿quiero seguir con esta persona?

Es la pregunta más importante de una relación ya que si ambas personas dicen que sí sintiéndolo de verdad, demostrándolo cada día, por muchas piedras que se encuentren en el camino las superarán. Crecerán juntas, evolucionarán, vivirán experiencias... y esta fase será mucho más gratificante que la primera porque será real.

Yo creo que este es el secreto del verdadero amor.

Foto: http://www.recursosdeautoayuda.com/wp-content/uploads/2013/03/pareja-feliz.png

L.