miércoles, 22 de enero de 2014

Universidad a la boloñesa

Después de mi millonésimo desencanto con esta maravilla llamada universidad pública, me dispongo a escribir esta entrada. Cuando terminé segundo de bachiller y empecé la carrera, pensaba que entraba en un mundo diferente en el que me tratarían como una adulta y como una persona que está ahí porque quiere estudiar esa carrera. En cierto modo, no me equivocaba: un mundo diferente.

Mi opinión no es objetiva, os aviso desde ya, porque estoy muy quemada con el sistema educativo actual.

No voy a entrar en que me gusten más o menos las asignaturas, ni siquiera voy a entrar en que la docencia muchas veces es mala. Pero el hecho de que existan asignaturas de dudosa importancia para ser un buen médico como que te enseñen a hacer un proyecto y que sea durante un año entero mientras que a 41 temas de farmacología solo se les dediquen un cuatrimestre me enfurece.

Por otro lado, los cuatrimestres ni siquiera duran 4 meses. Son dos meses de clase, uno de exámenes y otro de recuperaciones. Conclusión: toda la materia se da comprimida y no da tiempo a asentar conocimientos.

¿Más cosas? Tampoco me parece muy normal que hay días que me tenga que pasar de 8 a 8 en la universidad. ¿Hola? ¿Cuándo estudio? ¿Hola? ¿Y mi tiempo libre? Porque, para colmo, exigen asistencia. ¿Esto qué es? ¿El colegio? Si un profesor me aporta, voy a ir a sus clases sean obligatorias o no, y si otro se dedica a leer el powerpoint, no me apetece perder un tiempo que podría estar aprovechando para estudiar. Yo que pensaba que la universidad trataba de aprender a manejar tu tiempo.

Lo aderezamos con exámenes en los que se necesita un 7 para aprobar. Y los tests... mis queridos tests... no creo que evalúen los conocimientos porque al final son unos tipos de exámenes que se te pueden dar mejor o peor.

Si a todo esto le sumamos un montón de prácticas inservibles, además de asistencia obligatoria, y  desplazamientos obligados porque los lugares donde se realizan las prácticas clínicas (que de clínicas no tienen nada) están lejos de la universidad, tenemos el resumen de en lo que consiste el plan Bolonia.

L.