jueves, 4 de febrero de 2016

Cómo organizar una cata de cerveza

Gracias a Trnd y a San Miguel, he tenido la oportunidad de probar su nueva cerveza especial y de organizar una cata a ciegas. Lo primero que hice fue probarla yo y debo decir que me sorprendió la suavidad con el toque amargo característico de esta cerveza. Además, es muy refrescante.



Después de mi experiencia, voy a compartir unos trucos con vosotros para que la cata sea un éxito:

1. El lugar: Debe ser un espacio con luz y libre de ruidos y olores, para evitar cualquier estímulo que pueda entorpecer la cata.

2. La temperatura de la cerveza: Debe estar fría, pero no en exceso ya que se podrían perder algunos matices de aroma o de sabor. Es recomendable dejarla en el frigorífico 24 horas antes de la cata.

3. La vajilla: Debe ser siempre de cristal para poder tener en cuenta los aromas, la espuma, el color... Debemos aclararla con agua fría antes de servir la cerveza para eliminar restos de jabón. Además, estará más refrescada y la cerveza fluirá mejor por las paredes de cristal.

4. El servicio: El primer paso es servir la cerveza, así que abriremos la botella y serviremos la cerveza con una inclinación de 45 grados sin introducir la botella en el vaso o copa. Poco a poco, iremos corrigiendo la inclinación hasta llegar a 90 grados. Así se conseguirá que la espuma sea la adecuada. Se debe llenar 3/4 partes de la copa para utilizar de forma óptima nuestros sentidos.

5. Los sentidos: Una de las partes más importantes.
- La vista: Nos fijaremos en la persistencia, densidad y cremosidad de la espuma, en los matices de color y el aspecto de la cerveza.
- El olfato: Cogeremos la copa y realizaremos pequeños movimientos circulares, que nos permitirán inhalar poco a poco todos los aromas y notas.
- El gusto: Es importante catar la cerveza de manera tranquila y pausada, a pequeños sorbos, para poder detectar con mayor nitidez los sabores, matices y texturas.

6. El maridaje: Se puede acompañar con cualquier tipo de aperitivo: frutos secos, aceitunas, queso... La cerveza San Miguel Especial, en concreto, combina muy bien con productos del mar (pescados, mariscos, crustáceos o moluscos al vapor). También es maridaje excelente para la comida asiática.

Para mi cata, elegi de aperitivos un poco de sushi y empanadillas. Fue para cuatro personas, un número no muy grande, adecuado en estos casos. Debo decir que fue un plan muy agradable y divertido y que tendré que repetir.



Este post ha sido redactado según el Código  de Confianza C4C.
L.