martes, 29 de diciembre de 2015

Sitios para perderse: Lumbier, Javier, Leyre, Aoiz.

¡Buenas noches!  ¿Qué tal van los últimos días de este 2015? Yo no me puedo quejar. 

Ya estoy de vuelta en casa tras unos días de escapada para recargar pilas y celebrar el fin de exámenes. Hemos estado en Navarra y he vuelto sorprendida y encantada con la cantidad de sitios bonitos que hemos conocido así que quiero compartirlo con vosotros. El primer día visitamos Lumbier, Javier, Leyre y Aoiz. 

LUMBIER
La primera parada fue Lumbier, una villa situada al pie de la Sierra de Leire. En la calle Mayor se encuentra el Ayuntamiento más antiguo de Navarra, del siglo XV.
Lo más interesante fue el paseo que dimos por la foz de Lumbier. Hay dos opciones de recorrido: una más larga (6 km) con 175 m de desnivel y otra más corta (2.6 km) sin desnivel. Esta última, que es el que hicimos nosotros, sigue el trazado del primer tren eléctrico que iba desde Pamplona a Sangüesa entre 1911 y 1955. De hecho, se mantienen dos túneles que habrá que atravesar. Al final del sendero, están los restos del Puente del Diablo, destruido en la Guerra de la Independencia por los franceses. Además, si miras al cielo durante todo el trayecto podrás ver gran cantidad de aves rapaces sobrevolando.









JAVIER
Nuestra segunda parada fue el castillo de Javier, cuyos orígenes se remontan al siglo X. Es el lugar donde nació y vivió San Francisco Javier, patrón de Navarra. Los dos primeros fines de semana de marzo tiene lugar una peregrinación a este lugar conocida como "Javierada".




MONASTERIO DE LEYRE
Este lugar es especial para mi porque es el origen de mi nombre. En el Monasterio, encontramos una cripta del siglo XI, una bóveda gótica y un pórtico románico del siglo XII. Además, es tumba de muchos reyes navarros. Las vistas desde aquí de toda la sierra de Leire y el embalse de Yesa son preciosas. La entrada cuesta 3€ (libre) y 3.50€ (visita guiada).






AOIZ
Aoiz es el pueblo donde estaba el hotel donde nos alojamos. Se llama Hotel Ekai, y es un pequeño hotel rural que recomendaría por la amabilidad de sus dueños y por ser un sitio muy acogedor y tranquilo. También destacaría los desayunos buffet que me han parecido muy completos. Por la tarde, aprovechamos para dar una vuelta por este pueblo y por la orilla del río Irati, de la quedestacaría su puente medieval.


Este post ha sido redactado según el Código  de Confianza C0C.
L.