domingo, 16 de agosto de 2015

París Día 5

La primera visita de nuestro último día en París fue el Museo de Orsay. Ocupa el edificio de la antigua estación ferroviaria de Orsay y, además de mantener esta estética, posee la mayor colección impresionista del mundo. Es recomendable disfrutar durante un rato de las obras de Monet, Manet, Renoir y van Gogh, entre otros.










A continuación, nos dirigimos hacia el Arco del Triunfo pasando por los Campos Elíseos y flipé en colores con todas las boutiques que encontramos por el camino.


Subimos al Arco del Triunfo ya que no habíamos podido subir a la Torre Eiffel por la cola enorme que había. Aquí, apenas había cinco minutos de espera y las vistas son impresionantes. Además, lo bueno es que se puede ver la Torre Eiffel desde aquí. Es gratuito para menores de 26 años que sean ciudadanos de la Unión Europea.







Volvimos a Montmartre para ver el café des 2 moulins, que sale en la película Amelie, y cogimos sushi para comer (en SushiShop, ¡muy rico!).



Por la tarde, visitamos el Jardín de Luxemburgo, un parque en medio de la ciudad a donde van los parisinos a leer y a hacer deporte. Me pareció precioso.






Una de las curiosidades que no se nos pasó en esta visita a París fue visitar la Estatua de la Libertad. Es una réplica de 11.5m de la original situada en Nueva York. Esta la podemos encontrar en la Isla de los Cisnes.


Vimos atardecer caminando desde la Estatua de la Libertad hasta la Torre Eiffel.




Para terminar el día, dimos una vuelta por los alrededores del hotel y admiramos la belleza del Moulin Rouge por la noche.



¡Fin del viaje a París! Han sido unos días inolvidables y, sin duda, volveremos a esta ciudad.

L.