sábado, 15 de agosto de 2015

París Día 4

El cuarto día en París madrugamos para ir a ver la Catedral de Notre Dame por dentro. Abren a las 8 de la mañana y a esas horas no hay colas. Pretendíamos visitar a las torres donde están situadas las míticas gárgolas de la película de Disney, pero abrían a las 10 así que decidimos volver más tarde. Cuando volvimos, sobre la 1 del mediodía, había más de una hora y media de cola así que lo dimos por imposible. Queda pendiente para la siguiente visita a esta preciosa ciudad.


La segunda parada del día fue el museo del Louvre. Los jóvenes menores de 25 años que sean ciudadanos de la Unión Europea pueden entrar gratuitamente. Evidentemente no recorrimos todo el museo porque es tan gran que podrías estar todo el día dando vueltas. Vimos la colección de Egipto incluyendo El escriba sentado. Respecto a pinturas, las más destacadas son "La Gioconda" de Leonardo da Vinci y mi favorita "La Libertad Guiando al Pueblo" de Delacroix. Los fosos del Louvre medieval también merecen la pena y están situados en el entresuelo. Entre las esculturas, destacaría "Afrodita", también llamada Venus de Milo, y la "Victoria de Samotracia". Por último, no recomiendo irse sin visitar los aposentos de Napoleón III.






Según sales del Louvre, te encuentras con los jardines de las Tullerías. Nosotros aprovechamos lo que restaba de mañana para pasear entre sus flores y árboles y descansar en sus banco observando sus fuentes.





Para comer, elegimos el Hard Rock Café. Tengo esa pequeña obsesión por ir a todos los Hard Rock Cafés en cada ciudad que visito y lo tiene. Como curiosidad, el de París fue el primero que visité en una de mis primeras estancias en la ciudad del amor. Las raciones son inmensas así que lo mejor es pedir cosas para compartir. Nosotros nos decantamos por unos nachos con queso y una hamburguesa.




Tras haber recuperado fuerzas, fuimos a Galerías Lafayette, que además de ser un buen lugar para ir de comprar, es el centro comercial más bonito que he visto nunca.


Volvimos al hotel a descansar un poco, ya que entre las 14-19h era Happy Hour de café y podíamos tomarnos un Nespresso con donuts y dulces ricos gratuitamente.



A última hora de la tarde, nos dirigimos al centro de París para ver al atardecer y nos encontramos este gracioso poste.



La idea fue dar un paseo para desde Notre Dame hasta el Louvre por las orillas del río Sena para ver los edificios iluminados y luego caminar por los jardines de las Tullerías hasta encontrar el obelisco.









¡Mañana continúo con las aventuras de nuestro último día en París!

L.