viernes, 5 de septiembre de 2014

Sitios para perderse: Comillas

El tercer y último día de la mini-escapada (que, como podéis ver, dio para mucho y conocimos sitios maravillosos) después de visitar San Vicente de la Barquera y pasar un rato descansando en la playa de Oyambre, paramos en Comillas.
Fuimos a uno de los sitios más especiales de la costa cantábrica,
el Capricho de Gaudí. Fue construido en 1883 por el arquitecto catalán. Está llena de detalles, girasoles, motivos musicales (debido a que el que mandó construir este palacio, Máximo Díaz de Quijano era gran amante de la música). Además, Gaudí distribuyó las estancias en base a las actividades del día a día siguiendo la trayectoria del sol. Mi único consejo es abrir bien los ojos y fijarnos en todo porque sin duda, te sorprenderá.
Pero éste no es el único lugar que podemos ver en Comillas, también destaca la fuente de los Tres Caños, el palacio de Sobrellano, la puerta de la Universidad Pontificia y la propia universidad. Por supuesto, su puerto y sus playas también son importantes en la vida de este pueblo. De hecho, Comillas fue el último puerto de Cantabria que mantuvo su tradición ballenera. Un lugar especial para divisar toda la línea de costa es el Mirador de Santa Lucía, con una pequeña ermita.
Antes de irnos a casa, comimos un helado riquísimo en Regma.





L.