sábado, 30 de agosto de 2014

Sitios para perderse: Ribadesella

El primer día, desde Llanes viajamos hasta Ribadesella, un pueblo también situado en la costa asturiana, en la desembocadura del Río Sella. Corresponde a la meta del Descenso Internacional del Sella que se celebra cada verano.
Hay dos playas. La más grande es la de Santa Marina y la más pequeña, la de La Atalaya. Esta última tiene muchas piedras, no es de arena.
También hay varios paseos que podemos hacer. El primero de ellos es el de la Playa de Santa Marina, durante el cual podremos disfrutar de casas con más de cien años de antigüedad (algunas ahora reconvertidas en hoteles). Otro de los paseos es el de la Guía que nos lleva hasta la Ermita de la Guía y un precioso mirador. Este paseo se une con otro llamado de la Grúa en el cual nos acompañarán dibujos de Mingote contando la historia de Ribadesella. También encontramos paneles con los seres mitológicos típicos de estos lugares.
Por último, merece la pena ver el casco antiguo, destacando por ejemplo la Iglesia Parroquia de Santa María Magdalena.




L.