martes, 13 de mayo de 2014

Long, difficult road

"It was, at times, a long, difficult road. But I’m glad it was long and difficult because if I hadn’t gone through hell to get there, the lesson might not have been as clear. See kids, right from the moment I met your mom, I knew - I have to love this woman as much as I can, for as long as I can, and I can never stop loving her, not even for a second. I carried that lesson with me through every stupid fight we ever had, every 5 a.m. Christmas morning, every sleepy Sunday afternoon, through every speed bump, every pang of jealousy or boredom or uncertainty that came our way, I carried that lesson with me."
Ted Mosby- last chapter of How I Met Your Mother

La vida es complicada, pero esto no significa estrictamente algo malo. Los caminos largos y difíciles que tenemos que atravesar a lo largo de ella nos enseñan lecciones que en caminos fáciles no encontraríamos y que posteriormente nos son realmente útiles: nos ayudan a no cometer los mismos errores y a valorar más las cosas. 

Cada vez que nos equivocamos aprendemos algo. Cada vez que sufrimos también. Por eso, no es algo estrictamente malo mirándolo en perspectiva. 

Una de los mejores lecciones que nos va a enseñar la vida, a base de golpes, errores o sufrimiento, es que cuando encuentres a la persona adecuada debes demostrárselo, cuidarla, hacerla sentir especial y no dejarla marchar. Valorar con ella cada momento que vives a su lado, hasta los más banales. No caigas en la rutina y sigue sorprendiéndola y haciéndole ver que estás ahí día tras día, en los buenos y en los malos momentos, y que no te vas a ir. 

Y por supuesto, no te olvides de decirle que le quieres.


L.