lunes, 3 de marzo de 2014

Miedos.

Estos días ventosos me provocan una especie de angustia y es que le tengo un miedo terrible. Por eso, el tema del que voy a hablar hoy es el miedo.

Existen dos tipos de miedos: los irracionales, que no están justificados por la razón, y los racionales, aquellos que están justificados por alguna vivencia que haya ocurrido en tu vida.

Por poner un ejemplo, yo tengo un miedo irracional al viento. Desde que era pequeña, cada vez que hacía viento y yo estaba en la calle me ponía a llorar y a decir que me quería ir a casa. Eso no ha cambiado. Con 20 años, no soporto las sombrillas/farolas/semáforos que se mueven con el viento y huyo en cuanto puedo; solo que ahora tengo que disimularlo más. No ha habido ningún hecho traumático en mi vida relacionado con el viento, no he tenido ningún accidente ni nada. Así que no puedo explicarlo.

Por otro lado, tengo miedo a que me hagan daño, como mucha otra gente, supongo. Esto es un miedo racional porque se desarrolla a partir de experiencias. Si te han hecho daño una vez y lo pasas mal, vas a tener miedo de que eso se repita. Tendrá que pasar tiempo hasta que vuelvas a confiar en esa persona y necesitarás demostraciones.

Por eso, creo que hay que rodearse de personas que te ayuden a superar tus miedos y que, sobre todo, no te creen nuevos.

Porque hasta que no vivas sin miedo, no serás completamente feliz.

L.