jueves, 23 de enero de 2014

Cuando el amor deja de ser suficiente...

Cuando el amor se convierte en indiferencia.

Cuando el amor deja de significar 5 cosas buenas a cambio de una mala, y empieza a ser lo contrario.

Cuando los silencios se vuelven incómodos y el resto del mundo más importante.

Cuando una persona no quiere luchar, es inútil que la otra siga luchando por los dos.

Cuando los besos se vuelven amargos.

Cuando se deja de echar de menos.

Cuando has dejado de quererte, para quererle el doble a él.

Cuando ya llevas cientos de lágrimas y no paras de preguntarte: ¿hasta cuándo aguantaré?

Cuando el amor deja de ser suficiente... ¿entonces qué? Entonces, ya no es amor.

En ese momento, debes pararte a pensar y ver que quizás no valga la pena esperar a que hayan caído por tus mejillas mil lágrimas más, que tiene que empezar un período de tiempo en el que quererte a ti misma sea tu única prioridad y que, cuando tenga que llegar, aparecerá la persona que lo haga todo fácil, que te quiera sin condiciones y con el que solo amor ya sea más que suficiente.

L.